File spoon-archives/marxism-general.archive/marxism-general_1996/96-12-18.142, message 42


Date: Sun, 15 Dec 1996 12:08:02 -0800
Subject: M-G: "Feliciano Contra Gonzalo"  Por:  Luis Arce Borja


 Nuevas patra as contra el PCP

"FELICIANO CONTRA GONZALO"

Por: Luis Arce Borja


Desde hace alg n tiempo, el gobierno peruano y sus medios de 
comunicaci n hablan de una supuesta ruptura en el Comit  Central 
del Partido Comunista del Per  (PCP). La propaganda oficial ubica 
al "camarada Feliciano" y al presidente Gonzalo como los 
cabecillas de la divisi n del PCP. Ambos lideran corrientes 
contrapuestas y en abierta contradicci n. "Feliciano" es 
presentado como l'der de la fracci n denominada "Sendero Rojo" y 
partidario de continuar la lucha armada. El presidente Gonzalo, 
es sindicado como el autor de las "cartas de paz" y opuesto a 
seguir desarrollando la guerra popular.

En torno a Oscar Ram'rez Durand ("Feliciano") se han dicho una 
serie de disparates. En Per , sus detractores (capituladores, 
agentes policiales y los medios de comunicaci n vinculados al 
gobierno), lo acusan de haber "usurpado la direcci n del PCP" y 
de ser un "traidor a la ideolog'a del partido". Es calificado de 
ser cabecilla de la "l'nea recalcitrante" y causante del 
"estancamiento del acuerdo de paz". Lo responsabilizan de la 
captura del presidente Gonzalo y de llevar a la derrota  al PCP. 
Lo se alan como el "cabeza negra del bloque escisionista". Se 
dice que "Feliciano" ha tomado el puesto dejado por el presidente 
Gonzalo. 

"µViva el presidente Feliciano!", es una de las extravagantes 
pintas realizadas por miembros del Servicio de Inteligencia 
nacional (SIN) en muros y paredes de diferentes ciudades del 
pa's. Por su parte los medios de comunicaci n no han cesado en 
anunciar que las "huestes de Feliciano" lo aclaman como el 
sucesor de Abimael Guzm n. 

En el extranjero, la campa a tiene dos caras; una abierta que 
repite exactamente lo que difunde el gobierno peruano; y otra que 
se hace en forma camuflada y mediante un lenguaje en apariencia 
de izquierda. La primera corre a cuenta de la prensa 
internacional que en forma arbitraria habla del "Sendero Luminoso 
dirigido por Feliciano". La segunda, se expresa a trav s de extra 
os grupos que se auto titulan mao'stas y partidarios de la lucha 
armada en Per .  Dos de estos grupos act an en Estados Unidos. En 
Nueva York, un supuesto "Movimiento Popular Per -MPP"  de dudoso 
origen se declara partidario del "camarada Feliciano". Por su 
parte el Partido Comunista Revolucionario (PCR-USA) combina su 
farisaico apoyo a la guerra popular con una asquerosa campa a que 
presenta al presidente Gonzalo como el cabecilla de las "cartas 
de paz". En Londres, la direcci n del Movimiento Revolucionario 
Internacionalista (MRI) calumnia al jefe de la revoluci n peruana 
y lo acusa de ser el que dirige la "l'nea" que negocia con 
Fujimori.

·Cu l es la verdad en este asunto?. 

La supuesta "lucha entre Feliciano y Gonzalo tiene la misma marca 
de fabricaci n que las "cartas de paz". Made in SIN-CIA. Es parte 
de la campa a de desinformaci n tejida en octubre de 1993 por el 
Servicio de inteligencia Nacional (SIN) en complicidad con la CIA 
americana. Es un elemento particular de los planes de la polic'a 
peruana contra el presidente Gonzalo, el PCP y la revoluci n. Sus 
objetivos principales son: seguir acu ando la idea de la 
capitulaci n del jefe de la guerra popular; oficializar la 
supuesta divisi n en las filas de "Sendero Luminoso" y,   atentar 
contra el contenido pol'tico del pensamiento Gonzalo. 
Adicionalmente, se formula la idea sobre un PCP dirigido por 
caudillos y carente de una estructura org nica de partido 
revolucionario.

 Feliciano, ·ficci n o realidad?.

La primera cosa que hay que anotar en este asunto, es que 
"Feliciano" puede o no corresponder al seud nimo de un militante 
y cuadro del Partido Comunista del Per  (PCP). Real o irreal, 
nadie, excepto el PCP sabe si este nombre pertenece a uno de sus 
actuales dirigentes. Toda la informaci n aparecida sobre 
"Feliciano" proviene exclusivamente de la polic'a y del Servicio 
de Inteligencia Nacional (SIN). El PCP jam s ha dicho una sola 
palabra al respecto. Lo cierto es que para lo fines estrat gicos 
antisubversivos del r gimen peruano, poco importa que sea 
"Feliciano", "Mario",  "Facundo" o cualquier otro nombre. Lo 
importante en este caso es inventar un contrincante y opositor al 
presidente Gonzalo.

Aqu' el blanco principal es el presidente Gonzalo. "Feliciano" es 
complementario. Los estrategas de la polic'a, siempre han 
considerado que para debilitar al PCP y al proceso 
revolucionario, era importante y clave golpear la figura y 
prestigio del jefe m ximo de la revoluci n. Desde el inicio de la 
lucha armada en 1980 los diferentes gobiernos han inventado las m 
s absurdas historias en torno al Dr. Abimael Guzm n. Se le ha 
dicho desde alcoh lico hasta degenerado sexual. Es por ello que a 
partir de su captura (setiembre 1992) se intensifican los planes 
dirigidos a "demoler"  la m'tica personalidad pol'tica del 
presidente Gonzalo. Las "cartas de paz" y los pedidos a negociar 
son parte del complot contra el principal mao'sta peruano. En los 
 ltimos 16 a os se han fabricado por lo menos una docena de 
supuestos "opositores  de Gonzalo". Uno de ellos ha sido Julio C 
sar Menzich, que curiosamente ni siquiera ha sido simpatizante 
del PCP y la lucha armada. Otra vez ha sido Osm n Morote 
Barrionuevo que ahora trabaja para la polic'a.  La misma camarada 
Norah,  hero'na del PCP y entra able compa era del presidente 
Gonzalo fue "ubicada" como su opositora. 

Los "dos presidentes" del PCP

·Por qu  le interesa al gobierno hacer creer que el presidente 
Gonzalo ha traicionado la revoluci n y que ha sido reemplazado 
por otro jefe?. 

Lo fundamental de la publicitada "lucha entre Feliciano y 
Gonzalo", es reforzar la patra a respecto a la "traici n de 
Gonzalo" y de ser el principal autor y participante en el 
"acuerdo de paz". A partir de este elemento publicitario los 
propagandistas del r gimen peruano introducen otros ingredientes 
a sus planes estrat gicos antisubversivos. Por ejemplo, el 
gobierno bas ndose en esta campa a se ala que "Gonzalo" ha sido 
descalificado  y reemplazado por otro l'der, en este caso 
"Feliciano". Es por ello que la polic'a  y los medios de 
comunicaci n del Per  machacan la idea del "presidente 
Feliciano".

 La ecuaci n de la polic'a referente a este problema es simple. 
Lograr, mediante una intensa publicidad,  ubicar a "Feliciano" 
como el "nuevo jefe del Partido", y presentar al PCP como una 
organizaci n que navega entre dos "presidentes" y dos 
"direcciones". Que la percepci n de las masas "constaten" el 
"fracaso del senderismo". Esto  ltimo, seg n la polic'a, ser  la 
ruptura definitiva del "llamado pensamiento Gonzalo" y el fin del 
sustento ideol gico de la guerrilla peruana. 

La prensa del Per  no ha dado tregua en difundir la llamada 
"divisi n de Sendero Luminoso" y hasta pronosticaron sendos 
congresos de ambas facciones. Por mencionar algunos ejemplos: 
Santiago Pedraglio, dirigente de Izquierda Unida y analista 
pol'tico sentenci : "Mientras dos sectores de Sendero Luminoso 
caminan a sus respectivos congresos que consagrar n su definitiva 
divisi n ... ".  (Revista SI del 7 de febrero 1994).  Por su 
parte el diario La Rep blica (28/12/95) anunci : "Las cartas 
originaron una divisi n en las filas de sendero Luminoso entre 
quienes respaldaban la decisi n de Guzm n y aquellos que optaron 
por continuar la lucha, encabezados por "Feliciano", lo cual 
desat  una virtual guerra entre las dos facciones". 

La persistente campa a en torno a la guerra entre el "Gonzalo 
capitulador"  y un Feliciano que se ha puesto al frente de una 
fracci n del PCP, apunta y busca debilitar la jefatura del 
presidente Gonzalo y su obra te rica  (pensamiento Gonzalo).  En 
la l gica pol'tica,  aplicada hist ricamente por cualquier 
partido revolucionario, el concepto que se tiene de los jefes y 
dirigentes est  construido en un s lido andamio que no separa 
teor'a y pr ctica. En este caso es determinante la conducta 
moral,  la  tica y el valor de aquellos que est n al frente del 
Partido y la revoluci n. La condici n de comunista s lo se 
demuestra en la pr ctica concreta, es decir en los hechos. Un 
verdadero revolucionario que lucha por el socialismo y el 
comunismo no es un hombre abstracto, es antes que nada un ser 
absoluto que se mueve en medio de un proceso determinado de 
luchas y cambios. Un comunista es superior a su enemigo de clase. 
Ni el hambre y la miseria,  ni las peores vicisitudes humanas los 
hacen cambiar el objetivo supremo de su vida.

El comunista, principalmente aquel que encabeza y dirige un 
determinado movimiento social, personifica la fortaleza y el 
hero'smo del proletariado y de las clases que luchan contra la 
opresi n. Es en este marco hist rico, donde el jefe y dirigente 
de la clase adquiere una dimensi n que lo sit a al mismo nivel de 
los grandes procesos hist ricos. Como lo se ala el Partido 
Comunista del Per  (PCP), la revoluci n en su proceso de 
desarrollo,  genera sus dirigentes y jefes.  Es indudable que el 
presidente Gonzalo, responde y se enmarca dentro de este fen meno 
propio de la lucha de clases y del desarrollo del proletariado. 

Esta referencia,  v lida en Per  o en cualquier parte del mundo, 
sirve de gu'a fundamental en la estructuraci n de los planes 
dirigidos a presentar al jefe de la guerrilla peruana como un 
vulgar capitulador y traidor a los intereses de las masas. Los 
enemigos del PCP y la guerra popular,  hacen en este caso un c 
lculo bastante simple, y su ganancia mayor la buscan en hacer 
creer que el pensamiento Gonzalo con su creador preso y devenido 
en negociador, es una carga in til para el partido y la revoluci 
n. Los analistas del gobierno apostaron a que a partir de las 
"cartas de paz", "Sendero Luminoso" tendr'a que "buscar otro 
pensamiento". 

Fernando Rospigliosi, sender logo de la revista Caretas, en un 
art'culo titulado "El Fin del Mito", refiri ndose a las "cartas 
de paz" y sintetizando los objetivos del gobierno, se ala lo 
siguiente: "Participar en un proceso revolucionario como el 
senderista, requiere no s lo convicci n ideol gica sino una muy 
fuerte confianza en los dirigentes, incluyendo el valor f'sico de 
los mismos. Guzm n est  definitivamente terminado ... En suma, el 
propio Guzm n ha liquidado el mito del "presidente Gonzalo". 
Ahora sirve d cilmente a los fines de Fujimori y Montesinos .... 
". (Revista Caretas, 14 de octubre 1993).

El problema de la jefatura y el pensamiento Gonzalo, son dos 
elementos claves y fundamentales en el Partido Comunista del Per 
 (PCP) y en la revoluci n peruana. Ni uno ni el otro han sido 
cambiados. Por el contrario el PCP ha reafirmado su base de 
unidad en la jefatura del presidente Gonzalo y la lucha armada 
sigue desenvolvi ndose en aplicaci n de la l'nea pol'tica general 
de la revoluci n establecida por el presidente Gonzalo.  De la 
misma forma, el pensamiento Gonzalo (marxismo-leninismo-mao'smo, 
aplicado al situaci n concreta del Per )  sigue siendo la medula 
y sustento ideol gico del PCP y de los mao'stas peruanos. Para 
entender este problema basta remitirnos a uno de los  textos del 
PCP. 

"El Comit  Central del PCP con profundo fervor comunista, eleva 
su saludo a nuestro querido heroico y respetado presidente 
Gonzalo Jefe del Partido y la revoluci n, continuador de Marx, 
Lenin y el Presidente Mao. Se reafirma en sujeci n plena, 
consciente, voluntaria e incondicional a su justa, correcta y 
magistral direcci n y empu a firmemente su llamamiento hecho en 
su glorioso, hist rico y trascendental discurso del 24 de 
setiembre de 1992 que es un grandioso triunfo pol'tico, militar y 
moral del Partido y la revoluci n, asestando un contundente golpe 
al imperialismo yanqui y a la dictadura genocida vendepatria de 
Fujimori". (Reuni n de trabajo del Comit  Central, agosto 1993).


Hay que remarcar que la revoluci n peruana, ha diferencia de la 
mayor'a de los procesos en Am rica Latina y en otras partes del 
mundo, otorga un  fundamental contenido estrat gico al problema 
de los jefes y al desarrollo del pensamiento de la revoluci n. 
Esto lo explica con claridad el mismo PCP:

Sobre los jefes: "En su proceso de desarrollo toda revoluci n, 
por la lucha del proletariado como clase dirigente y, sobre todo, 
del Partido Comunista que enarbola sus irrenunciables intereses 
de clase, genera un grupo de jefes principalmente uno que la 
representa y dirige, un jefe de autoridad y ascendiente 
reconocidos; en nuestra realidad esto se ha concretado, por 
necesidad y casualidad hist ricas, en el Presidente Gonzalo, jefe 
del Partido y la revoluci n".

Sobre el pensamiento Gonzalo: "Las revoluciones generan un 
pensamiento que las gu'a, resultado de la aplicaci n de la verdad 
universal de la ideolog'a del proletariado internacional a las 
condiciones concretas de cada revoluci n; pensamiento gu'a 
indispensable para alcanzar la victoria y conquistar el poder ... 
En nuestra situaci n este fen meno se especific  primero como 
pensamiento gu'a, luego como pensamiento gu'a del Presidente 
Gonzalo y, posteriormente como pensamiento Gonzalo; porque es el 
Presidente quien aplicando creadoramente el 
marxismo-leninismo-mao'smo a las condiciones concretas de la 
realidad peruana lo ha generado, dotando as' al Partido y a la 
revoluci n de un arma indispensable que es garant'a de triunfo". 
(Bases de Discusi n 1988, Acerca del Pensamiento Gonzalo).

El PCP y la "lucha de los caudillos"

La referida "lucha entre Feliciano y Gonzalo, aparte de los 
puntos mencionados, contiene otros elementos de la guerra psicol 
gica. Sus blancos se sit an al exterior del PCP. Esta patra a 
apunta hacia las capas m s atrasadas de la poblaci n peruana, es 
decir, aquella que no milita pero que se mantiene a la 
expectativa del proceso revolucionario. El gobierno busca que 
estas masas, ubicadas principalmente en la peque a burgues'a y el 
campesinado medio,  se hundan en el escepticismo total, de no 
creer m s en el proceso iniciado en 1980. Que rechacen por igual 
a "Feliciano y a Gonzalo". Dentro de este panorama pol'tico y de 
clara incertidumbre para los pobres, las clases pol'ticas que 
controlan y manejan el Estado intentar'an reactivar su 
organizaciones pol'ticas actualmente en bancarrota. 


La propaganda induce a que las "masas desalentadas" y atrapadas 
por un gigantesco aparato publicitario piensen que ya nada se 
puede esperar de un partido "dividido" y en aguda lucha interna. 
En concreto, se extiende la idea,  de que ni Feliciano partidario 
de una guerra popular sin rumbo, ni Gonzalo que ahora reniega de 
sus propias ideas, ser n capaces de retomar las riendas de la 
revoluci n. Todo est  perdido, y "Sendero Luminoso ha sido 
derrotado" dicen los propagandistas del gobierno. 

Es evidente que las masas no tendr n ninguna atracci n por un 
partido, cuyo jefe,  considerado  el m s alto exponente del 
marxismo actual,  ha terminado de colaborador del r gimen actual. 
 En los t rminos de la guerra contrainsurgente, esto se plantea 
con el objetivo exclusivo de aislar al PCP de las masas ("sacar 
al pez del agua"). Es por ello que el gobierno se esfuerza en 
mostrar publicitariamente un Partido convulsionado y dirigido por 
dos "jefes", uno en prisi n,  y otro a n en libertad. Ambos son 
presentados como caudillos de una  lite despiadada que no tienen 
l'mites de ning n tipo para usar la sangrienta guerra o la 
desvergonzada capitulaci n para mantenerse como jefes. 

La infamia de presentar un PCP dirigida por caudillos ambiciosos 
no tiene ning n asidero real. Una de las caracter'sticas 
fundamentales de la fisonom'a org nica del PCP se refiere a su 
estructura partidaria de car cter revolucionario. El PCP es un 
"sistema de organizaciones" que se sustentan en el principio del 
centralismo democr tico y basa su desarrollo en una permanente 
lucha de dos l'neas. El Partido Comunista del Per  (PCP) es la 
"forma m s alta de organizaci n del proletariado". Como dec'a 
Lenin, el destacamento m s avanzado de la clase obrera. El PCP se 
ala que la construcci n del trabajo partidario toma como base la 
construcci n ideol gico-pol'tico.  Lo org nico es reflejo directo 
de lo ideol gico. En la organizaci n y desarrollo del PCP, se 
recogen m s de 50 a os de experiencia de la lucha de clases en 
Per . Se nutre de las mejores y m s altas experiencias a nivel 
internacional. Este partido se sustenta  en las concepciones y 
tesis fundamentales sobre el Partido y la revoluci n de  Marx, 
Engels,  principalmente de Lenin y el presidente Mao Tsetung.  Y 
lo que es fundamental se sostiene en las masas bajo el principio 
de que "el mando nunca muere".

No es un hecho casual que el PCP sea actualmente uno de los 
mejores partidos revolucionarios de Am rica Latina, por el 
contrario ese fen meno responde a leyes del proceso hist rico en 
Per . Se vincula al desarrollo de la poderosa clase obrera 
peruana. Y tiene que ver con la labor te rica y pr ctica de dos 
grandes marxistas peruanos: Jos  Carlos Mari tegui fundador y 
gu'a destacado del proletariado y el presidente Gonzalo quien 
tuvo la misi n hist rica de reconstituir el PCP, formar el Ej 
rcito Guerrillero Popular (EGP, ahora EPL), organizar el Frente 
Unico y dar inicio a la lucha armada por el poder. 

 Los aportes del presidente Gonzalo no s lo se cuentan en el 
terreno ideol gico-pol'tico y estrat gico. El realiza una 
important'sima tarea en el campo organizativo. La reconstrucci n 
del PCP es una de sus grandes obras revolucionarias.  El dedica 
17 a os (1963-1980) de su vida pol'tica a organizar y desarrollar 
un partido de estructura bolchevique capaz de  luchar por el 
poder. Una "maquinaria de guerra", preparada a enfrentar un 
gigantesco aparato represivo del Estado. Aqu' se explica porqu  
el PCP ha podido sobreponerse a los duros golpes de las fuerzas 
reaccionarias, e incluso a la ca'da del presidente Gonzalo. En si 
el PCP es un partido aut nticamente marxista, lejos de cualquier 
parecido a los partidos burgueses y peque o burgueses que giran 
en torno a caudillos y jefezuelos.

En resumen, la mencionada "guerra entre Feliciano y Gonzalo", es 
un f bula m s del r gimen peruano y de la CIA americana. Este 
asunto hay que tomarlo como parte de la lucha entre la revoluci n 
y sus contrarios. Ahora es "Feliciano" ma ana ser  otro. Lo 
importante es estar seguros de dos cosas: una, todos los montajes 
y patra as contra la revoluci n y el presidente Gonzalo no tienen 
la m'nima posibilidad de  xito. Su fracaso est  asegurado y es 
reflejo directo del desarrollo de la lucha armada y del 
fortalecimiento del PCP. Dos, el Partido Comunista del Per  
(PCP), su l'nea pol'tica, su jefes,  y el pensamiento Gonzalo son 
parte de una unidad indestructible.  Ello es lo  nico que 
garantiza el triunfo y la conquista del poder. 

================================================================



     --- from list marxism-general-AT-lists.village.virginia.edu ---


   

Driftline Main Page

 

Display software: ArchTracker © Malgosia Askanas, 2000-2005